El dato es tan divertido que no podemos pasarlo por alto. Pues si, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos ha tenido como tantos otros, su momento en el mundo del entretenimiento. Lo extraño es que con su curriculum de cameos, John McCain se haya dedicado a señalar a su competidor Barack Obama, como una “celebridad” en plan de reducirlo por el hecho de prestarse algunas veces al juego de las parodias y la ficción (recordemos su aparición en Saturday Night Live). Algo que no deja de ser cierto, pero de ahí a compararlo con Paris Hilton, como que se le pasa la mano.

Ahora podemos apreciar algo del repertorio del propio McCain, que tal vez él imaginaba enterrado. Se trata de una aparición en Los rompebodas (Wedding Crashers), aquel engendro cargado de toda la frivolidad que el aspirante a la Casa blanca mira en otros. La escena en cuestión es la de la llegada a la ceremonia donde el poderoso personaje de Christopher Walken y su hija reciben a los invitados. En ella vemos al senador darle la mano al anfitrión acompañado de un figurante de misteriosa apariencia (¿será alguien de su seguridad personal también con ganas de figurar?). Al menos no podemos negar que el tipo se gana con la bella Rachel McAdams. Mejor pagado que eso no creo que haya estado.

(Vía Cinematical)