the-watchmen

Como sucedió con las franquicias de James Bond y Harry Potter, ahora sería la de la versión cinematográfica del comic de Alan Moore la que se enfrentaría a un cambio de fecha para su estreno. Pero en este caso el asunto se torna amenazantemente radical para todos los fanáticos.

El problema en este caso radica en el pleito por los derechos de adaptación que se viene dando entre la Fox y la Warner. Aparentemente, la primera es antigua dueña de los mismos, muy probablemente desde que se anunciaba tal empeño a fines de los 80. El asunto es bastante irónico, pues luego de ciertos inconvenientes, como la renuencia del propio Moore para escribir el guión, la Fox le envió el proyecto a diversas compañías para la producción, reservándose el lugar de la distribución. La primera a la que le hicieron llegar la idea fue a la propia Warner, que en primer lugar intentó realizar la adaptación con Terry Gilliam en la dirección, pero éste terminó abandonando el barco debido a que se habría requerido tal presupuesto, que para recuperarlo se iba a tener que “infantilizar” la historia.

Finalmente, el congelado proyecto revivió recientemente bajo esta compañía, pero la Fox ha entrado a tallar con los antiguos derechos, por lo cual se avizora todavía una querella legal para poder estrenarlo. Según se informa, dicho juicio podría ser programado todavía para mediados del 2009. Esto significaría la paralización de gran parte de la ametrallante campaña hasta que el asunto quede resuelto. Si este enfrentamiento no se prolonga demasiado, habría que considerar que Watchmen tendría que ser literalmente relanzada, y con todo lo que implica es muy probable que se extienda su fecha de estreno hasta el 2010.

Todos los ansiosos espectadores tendrán que cruzar los dedos, entonces, por una milagrosa conciliación para que la película no se retrase demasiado del esperado marzo del 2009. Pero la cosa no se ve bien, ya que la Fox exige a su rival figurar como coproductora y obtener las ganancias correspondientes por ello. ¿Poca cosa no? Estaremos al tanto.

(Vía Las horas perdidas y Screen Rant)