“Tiempo de lluvia” es el primer largometraje de ficción de la directora oaxaqueña Itandehui Jansen, hablado en castellano y mixteco. Un drama protagonizado por tres mujeres, cuyas historias tienen en común la migración entre el México rural y urbano y sus efectos en las relaciones familiares y de pareja. 

Soledad es una curandera que vive con su nieto en una localidad de Oaxaca. Su hija Adela tuvo que dejar el pueblo y a su hijo bajo el cuidado de su madre, para trabajar como camarista en un hotel de Ciudad de México. En el mismo pueblo vive María, una artesana embarazada que carga con la culpa de perder un hijo a temprana edad. 

En segundo plano aparecen otros personajes masculinos que tienen algún grado de relación con ellas. Soledad, además de cuidar de su nieto, se preocupa por la salud de Juan, un vecino que se distanció de su hermano cuando ambos trataron de migrar. Adela se va a casar con Chucho y quiere llevarse a su hijo a la capital. María tiene problemas con su pareja José a raíz de la pérdida que ella tuvo. 

La película combina estas tramas en una narración lineal y convencional, con personajes y situaciones desarrollados con condescendencia y hasta ingenuidad, y que requerían de una visión de mayor hondura a nivel temático y formal. 

Una mirada ilustrativa y aleccionadora se impone hasta en los segmentos de mayor interés, como la situación de violencia machista que vive Adela o el dilema de Soledad ante el alejamiento de su nieto. Incluso el uso de la lengua mixteca en algunas escenas es reducido y de escasa relevancia en comparación con otros filmes vistos en el Festival. “Tiempo de lluvia” pertenece a aquel cine donde las buenas intenciones pueden convertirse en malas consejeras. 

Esta crítica forma parte de nuestra cobertura especial del 2° Festival de Cine Latinoamericano en Lenguas Originarias, que se realiza del 11 al 15 de marzo del 2021.