Autor: John Campos Gómez

  • El Último Maestro del Aire (2010)

    El Último Maestro del Aire (2010)

    El Último Maestro del Aire es una tomadura de pelo. Pareciera hecha especialmente para los pequeños niños simpatizantes de la serie original de Nickelodeon y no para todo público. Artificial y desechable, más aún pueril e ingenua, quedará en el recuerdo como una puesta en escena escolar en 3D, con mucha plata pero sin gracia ni emotividad alguna. Puedo reírme ahora de ella una vez pasado el sofocón, durante su proyección mereció mis más prolongados bostezos y parpadeos. Este tanque no cumple ni mínimamente con su básico objetivo de divertimento de masas.
    M. Night Shyamalan se ufana de ser un autor, un escritor original que sabe imprimir a sus historias fantásticas suspenso e intrigas sagaces, vueltas de tuerca insospechadas que muchos consideran propias de un maestro.
    Sin embargo, La Dama en el Agua y El Último Maestro del Aire son máculas perpetuas inocultables, tristemente inolvidables. La presente entrega peca en subestimar al público, lo ofende al creerle crédulo, gustoso del atado de clichés fantasiosos con que está armada.

  • Memories of Murder | Crónica de un asesino en serie (2003)

    Memories of Murder | Crónica de un asesino en serie (2003)

    Memories of Murder, de Joon-ho Bong, pareciera ser un thriller que se ennegrece progresivamente por motivos de la pesquisa inconclusa, por las rabietas y frustraciones que provoca un asesino escurridizo, oficioso en el ejercicio de violar, matar y esconderse, mas no es el escenario tan tenebroso sino uno enrarecido, desprovisto de medios de apoyo policial y comunitario, donde los detectives sólo apelarán al instinto para la investigación, asimismo aplicarán la tortura en los interrogatorios.
    Lo rudimentario y lo bárbaro como única opción para proceder, en esas condiciones adversas hasta un campesino pervertido se vuelve un camaleón camuflado.

  • Festival de Lima 2010: Alamar

    Festival de Lima 2010: Alamar

    Alamar, de Pedro González-Rubio, apenas tiene una premisa, su sinopsis es resumible en pocas palabras. Su propuesta no tiene nada de extraordinaria, mas su ejecución es notable, límpida, pareciera filmada desde la perspectiva de los corales (bajo el agua), de las aves (desde el bote y la playa) y de las plantas (en la cabaña y florales).
    No se percibe ni casualmente un elemento perturbador que corrompa la armonía de la convivencia en el Banco, del que Jorge y Natan forman parte natural en el metraje.

  • Kick Ass (2010)

    Kick Ass (2010)

    En su historia entramos en campos plétoras de estereotipos, los cuales serán trasgredidos en burla (los violentos) y mostrados desencarnados (los dramáticos y los cómicos) con motivos de mantener la impronta fantástica, no obstante, es un trabajo de autor. No confundamos la ausencia de superpoderes como un acercamiento al realismo.
    Cada encuadre parece estar compuesto cual viñeta. Y es que no parecen, los ambientes, escenarios naturales sino maquetas entintadas por el mismo Tom Palmer que trabajara en el comic. Exagera, Davis, la profundidad de campo para despegar a los personajes del fondo colorinche que compone, quienes quieren ser reales dentro de un contexto irreal. Con esa orden, Vaughn, pretende marcar esas distancias, pero la historia misma no se lo permite.
    Que veamos disfraces ridículos no será indicativo de una escena lúdica; todo lo contrario, denota sadismo en un mundo paradójico, que poco tiene de entendible.

  • Festival de Lima 2010: Alma provinciana y el 1926 del cine peruano

    Festival de Lima 2010: Alma provinciana y el 1926 del cine peruano

    Páginas heroicas y Alma provinciana nacieron prácticamente juntas, sin embargo, tienen hoy destinos totalmente contrarios. La peruana no tuvo ni templario ni cruzado que la cuidara, deferencia que sí gozó su par colombiana con la figura de Doña Clementina Pedraza Vda. de Rodríguez, quien alejó del olvido el legado de su esposo.

  • Festival de Lima 2010: Mi vida con Carlos y Dawson Isla 10

    Festival de Lima 2010: Mi vida con Carlos y Dawson Isla 10

    Mi vida con Carlos, de Germán Berger Hertz, es un documental intimista, sentimental, que se pretende universal por tratar el tema de la conservación del recuerdo familiar e, indirectamente y con mucho menos eficacia, de la memoria colectiva frente a un pasado tortuoso. Aunque conmovedor, no despierta mayor entusiasmo pese a ser uno de los mejores en técnica con el lenguaje.
    A Dawson Isla 10 es imposible no sufrirla. La sobreactuación parece estar propuesta adrede por su director, Miguel Littín, en aras de hacer todo más enfático y pregonero, pero no es así, son los suyos yerros indefendibles para un artesano de más de cuatro décadas en actividad, que parece haber perdido la orientación del drama.

  • Festival de Lima 2010: Lascars y Bedevilled

    Festival de Lima 2010: Lascars y Bedevilled

    Tuve un día de paliza en el Festival de Lima. De los aparentemente confiables Francia y Corea del Sur vinieron los golpes que me cogieron desprevenido y mal almorzado: el jab de izquierda lleva por nombre Lascars y el derechazo de knockout firma como Bedevilled.

  • Festival de Lima 2010: Pecados de mi padre

    Festival de Lima 2010: Pecados de mi padre

    Pecados de mi padre, de Nicolás Entel, más que un filme testimonial es una travesía de la reconciliación. Es el camino hacia un tratado de paz a firmarse veinte años después de su planteamiento: ahora, los intérpretes son otros y las condiciones también, es otra Colombia la del 2010.

  • Festival de Lima 2010: Presunto culpable

    Festival de Lima 2010: Presunto culpable

    Presunto culpable, de Roberto Hernández y Geoffrey Smith, la cual centrándose en un solo caso desnuda las arbitrariedades y ligerezas del sistema judicial mexicano, donde se obvia, apoyado por la ley, el derecho universal a la presunción de la inocencia, por lo que prácticamente cada presunto culpable sufre condena efectiva.
    Este documental de investigación refuerza su denuncia con contundentes estadísticas, muchas de ellas indignantes, sobre el común proceder de la policía en sus operativos de capturas, en altos porcentajes resueltos sin pruebas y con abuso de autoridad de por medio.

  • Festival de Lima 2010: Norteado

    Festival de Lima 2010: Norteado

    Norteado es más que una reflexión simpática y relajada de la problemática sociopolítica entre México y EE.UU. por la cuestión fronteriza. Lo contrario sería tomarla muy someramente y quedarnos apenas en su primera capa.
    El relato presenta a Andrés, uno más de los atraídos a Tijuana por el afán migratorio, empero no movilizado por el amor a su familia ni por anhelos económicos. Los motivos suyos parecen impulsarse por su determinación de nunca abdicar frente a una pesquisa.

  • Festival de Lima 2010: Moscú

    Festival de Lima 2010: Moscú

    Moscú, documental de Eduardo Coutinho, “juega” lo mismo que su anterior filme, Jogo en cena, pero en otro nivel, uno superior. Ya no le bastan sólo testimonios en un ambiente a contraluz, sino ahora demanda de una puesta en escena y el compromiso de toda una troupe para llevarla a cabo.
    Por motivo del próximo estreno teatral de Las Tres Hermanas (1901), obra de cuatro actos de Antón Chejov, la compañía de teatro Galpão, que lleva reunida 26 años y cuya característica principal es el arte urbano, deberá en tres semanas preparar la obra en presencia de Coutinho y su equipo, quienes tomarían registro de lo sucedido en ese lapso.

  • Filmocorto 2010: Desencuentro, Distancia y Fundido en negro

    Filmocorto 2010: Desencuentro, Distancia y Fundido en negro

    Distancia, de Paulo Yataco, está grabada en digital de baja resolución. Queda al descubierto una vez proyectada en el écran por el pixeleo en la imagen, estirada más de lo que puede soportar sin sufrir perjuicios. Aún así es de lo mejor de la competencia.
    Yataco crea atmósferas, juega con los silencios que interrumpe apenas con zumbidos que fungen de sonidos ambientales. Acaso los muy pocos diálogos parecen cacofonías que irrumpen el atinado mutismo con que se desenvuelve la película.
    El uso del blanco y negro aporta densidad a las imágenes, reforzado con el tempo aletargado de cada escena que se desarrolla entre miradas desde diferentes ángulos y locaciones.