Etiqueta Woody Allen

Reseña de “Magia a la luz de la luna” de Woody Allen

Magia a la Luz de la Luna es uno de los esfuerzos más regularones de Allen. No es particularmente mala; visualmente es esplendorosa, la historia es suficientemente interesante, y la mayoría de actuaciones son correctas, pero a la vez contiene pasajes bastante flojos, un comienzo que demoró en atraparme, y escenas en donde el diálogo no funciona.
En pocas palabras, y a pesar de su título, no siento que la película tuviese suficiente “magia”.

“Casi un gigoló”, con John Turturro y Woody Allen

La base de Casi un gigoló es el timing que imponen Turturro y Woody Allen –que vuelve a asumir un rol importante en un filme que no dirige tras casi década y media–, uno sobrio y contenido y el otro con su nerviosa locuacidad característica.

Alrededor de esa pauta, van apareciendo varios personajes, principalmente femeninos, que lucen distintas caras de soledad y desenvolvimiento en la intimidad.

“Blue Jasmine”, Woody Allen dibuja el rostro del crack

Una mujer de edad madura y gestos refinados que experimenta un desequilibrio económico y emocional serio, visita después de largo tiempo a su hermana menor, que sobrevive también en la austeridad financiera aunque es menos conflictuada, y tiene un novio de modales más bien toscos que no simpatiza con su cuñada, en medio de una serie de iniciativas y desajustes de ambas mujeres por encontrar un orden en sus vidas.

¿Les resulta familiar? Podríamos estar hablando parcialmente de la clásica obra de Tennessee Williams Un tranvía llamado deseo, llevada al cine por Elia Kazan al teatro en 1947 con Marlon Brando, Jessica Tandy, Kim Hunter y Karl Malden y al cine en 1951 con el ingreso de Vivien Leigh por Tandy. Eso es correcto, pero también estamos refiriéndonos a Blue Jasmine, la película del 2013 de Woody Allen. Llama la atención el parecido de la estructura argumental, siendo Allen un narrador de tanta experiencia y creatividad.

“Annie Hall” y “Manhattan”, críticas de Héctor Soto

A propósito del reestreno de tres filmes de Woody Allen en el UVK Larcomar, rescatamos los comentarios del crítico chileno Héctor Soto a “Annie Hall” y “Manhattan”, que se publicaron en la revista “Enfoque” que le dedicó un especial a la obra del cineasta neoyorkino en 1986.

Lo visto y lo bailado: Jobs, The Hobbit – The Desolation of Smaug, Blue Jasmine y más

Nuestro amigo Silvio Canihuante nos envía su cobertura mensual de la cartelera chilena, correspondiente al mes de diciembre 2013.

The Hobbit – The Desolation of Smaug
El primer Hobbit era pésimo: largo, y lleno de barbones horribles cantando. Esta segunda entrega, si bien es superior a su predecesora, aún no logra despegar. Este segundo Hobbit sigue siendo confuso, me costaba recordar la misión original: Ok, hay un montón de enanos y Bilbo Bolsón con un anillo, pero ¿qué están haciendo y hacia dónde van?, se me repitió como pregunta varias veces durante su metraje de 161 minutos.

Woody Allen le responde a Vargas Llosa en “A Roma con amor”

En su reciente opúsculo, La civilización del espectáculo, Mario Vargas Llosa afirma que “…nuestra época, conforme a la inflexible presión de la cultura dominante, que privilegia el ingenio sobre la inteligencia, las imágenes sobre las ideas, el humor sobre la gravedad, la banalidad sobre lo profundo y lo frívolo sobre lo serio, ya no produce creadores como Ingmar Bergman, Luchino Visconti o Luis Buñuel. ¿A quién corona ícono del cine de nuestros días? A Woody Allen, que es, a un David Lean o un Orson Welles, lo que Andy Warhol a Gauguin o Van Gogh en pintura, o un Dario Fo a un Chéjov o un Ibsen en teatro” (Vargas Llosa, Mario, La civilización del espectáculo, Lima: Alfaguara, 2012; p. 47).

De Roma con amor (2012), de Woody Allen

De Roma con amor se ubica con desenfado en la Città Eterna y juega con una serie de símbolos de la italianidad. Entre otros personajes, disfruta su tono liviano en el tenor insospechado que sólo proyecta toda su voz cuando está bañándose en la ducha, entonando los clásicos de la ópera cual Paul Potts antes de un concurso televisivo; y en el italiano promedio que trabaja anónimamente día a día para sacar adelante a su familia y de pronto se ve asaltado sin razón alguna por los paparazzi.

Festival de Lima 2012: Accidente previo o teoría del error inicial

Oscar, colaborador y amigo nuestro, empieza así su cobertura muy personal del Festival de Lima:

“Prometo escribir ¿ensayitos?, ¿reseñas?, ¿crónicas?, ¿críticas?, ¿paralelismos? ¿ausencias? ¿divagaciones? en este sitio web, como producto de los 36 tickets que tengo para el festival. Así es, no se han equivocado, me volveré a quedar sin ojos a razón de tres películas por día. Y quizás me dure la viada y siga, siga escribiendo (textos breves, 500 palabras) a sabiendas de que ya nadie lee blogs, porque todos nos hemos mudado a Facebook y Twitter”.

« Entradas anteriores Entradas siguientes »

© 2005 - 2022 — Cinencuentro — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑